HOME > CACAO NATURAL > FALSOS MITOS

FALSOS MITOS

6 Falsos mitos sobre las propiedades del cacao natural.

El cacao es el protagonista de diversos mitos y dudas sobre sus propiedades.
En esta sección queremos desterrar para siempre algunos de los mitos más extendidos sobre el cacao natural.

EL CACAO
PRODUCE CARIES

FALSO: Cuando decimos que un alimento produce caries debemos tener en cuenta que la caries dental aparece por diferentes factores, como: a) presencia de microorganismos que forman la placa bacteriana; b) algunos componentes de los alimentos que favorecen la fermentación de estos microorganismos; c) el tiempo que está en contacto el alimento con los dientes; y d) los dientes y su entorno bucal. Por ejemplo, en el caso del azúcar, tan importante es la cantidad que se consume como el tiempo que está en contacto con los dientes, o lo que se conoce como adhesividad. Esta propiedad mide la capacidad de que el alimento se quede adherido a los dientes, lo cual puede incrementar el riesgo de caries dental.

El cacao natural no es un alimento con un elevado potencial cariogénico. Recientes investigaciones han demostrado que incluso podría tener protectores contra la caries, gracias a los flavonoides que contiene ya que estos componentes naturales pueden inhibir la formación de la placa dental y la proliferación de microorganismos perjudiciales para la salud bucal.

En cualquier caso, el factor más importante para reducir la caries es una buena higiene bucal con un dentífrico con flúor.

EL CACAO AUMENTA
EL COLESTEROL

FALSO: Los solubles de cacao se elaboran con cacao desgrasado, por lo que su contenido en grasa es muy bajo y no contiene colesterol, ya que es un alimento 100% vegetal. Las características de la grasa presente en el cacao (lo que se llama manteca del cacao) son muy interesantes desde el punto de vista de la salud, ya que el ácido graso predominante, es el ácido esteárico, un ácido graso saturado que no aumenta el colesterol total en sangre, ya que se transforma en ácido oleico, el mismo que contiene el aceite de oliva.

Además, el cacao natural es rico en unos compuestos naturales llamados flavonoides, con interesantes propiedades cardiosaludables. Diversas investigaciones han demostrado que estos compuestos pueden ejercer un efecto beneficioso sobre la concentración de grasas o lípidos en nuestra sangre. Estos lípidos incluyen los triglicéridos, el colesterol LDL (colesterol “malo”) y el colesterol HDL (colesterol “bueno”).

EL CACAO
PRODUCE ACNÉ

FALSO: De acuerdo con los estudios realizados, no existen evidencias científicas que relacionen el consumo de alimentos en general, y del cacao en particular, con la aparición de acné. El acné se debe sobre todo a desequilibrios hormonales, frecuentes en la adolescencia y/o a factores genéticos.

La relación entre la dieta y el acné empezó a descartarse a partir de los años 70, cuando un estudio clínico demostró que no había diferencia en las lesiones de acné de un grupo de pacientes al que se le suministró barras de chocolate en relación con el que se le dio un placebo (1). Es más, la manteca de cacao es un principio ampliamente usado en cosmética por sus propiedades emolientes y nutritivas.

Tampoco existen evidencias hasta la fecha de que el consumo de cacao produzca reacciones alérgicas. Si en algún caso se ha relacionado podría ser más bien por algún ingrediente ingerido al mismo tiempo que el cacao (por ejemplo, frutos secos, huevo o leche).

EL CACAO
ENGORDA

FALSO: Hay muchas razones por las cuales podemos tener un exceso de peso; una de ellas es el desequilibrio entre la cantidad de calorías que comemos y la energía que gastamos. Una dieta demasiado rica en calorías y una escasa actividad física puede producir acúmulo de grasa en nuestro cuerpo y, en consecuencia, aumento de peso.

Diversos estudios científicos indican que la ingesta de cacao podría incluso prevenir la obesidad derivada del consumo de dietas ricas en grasas. El cacao, y en concreto sus flavonoides, podrían regular el metabolismo lipídico en el hígado y en el tejido adiposo. También, se ha observado que el consumo de cacao favorece la saciedad, por lo que podría evitar el “picoteo” entre comidas.

Además, el cacao es especialmente rico en fibra alimentaria.

EL CACAO PRODUCE
EXCITACIÓN NERVIOSA

FALSO: El cacao contiene cantidades muy bajas de cafeína. Expertos en nutrición han revisado la evidencia científica sobre esta cuestión y han concluido que no puede establecerse una relación entre estos componentes del cacao y la excitación nerviosa o del estado de ánimo.

Una taza de cacao soluble aportaría 0,01 mg de cafeína, que si la comparamos con los 40-50 mg que aporta una taza de café, es casi negligible. El cacao también contiene teobromina, que pertenece a la misma familia que la cafeína, si bien tiene efectos muy débiles sobre el sistema nervioso central.

EL CACAO
CREA ADICCIÓN

FALSO: Aunque en el cacao existen componentes naturales que potencialmente podrían provocar bienestar, no se ha podido demostrar de forma científica que sean los responsables de la denominada “adicción” al chocolate que algunas personas suelen manifestar. No se puede hablar de adicción al chocolate, sino a alimentos que producen placer, por su perfil organoléptico y por su elevada palatibilidad.